Un cordial saludo a todos aquéllos que, por distintos motivos, habéis llegado hasta esta web.

ARTAJONA: PRESENTACIÓN

   

Artajona es una villa emplazada en la zona media, en la misma línea donde nace la ribera navarra. Se sitúa a 10 kms. de Tafalla y a 30 de Pamplona, pudiendo añadir, por otra parte, que esto supone que se encuentra a 10 km. de la autopista A-15, además la atravesaba una vía secundaria del Camino de Santiago; en realidad, en línea recta sólo ocho kms. nos separan de Puente la Reina. Sus orígenes son antiquísimos y por eso las distintas culturas han ido trenzando una suculenta y ecléctica historia. Los primeros datos que encontramos sobre los distintos pueblos y las distintas culturas son  los monumentos megalíticos (Dólmenes), que pueden datar entre 1.000 y 4.000 años a. de C.. Muy cerca de los Dólmenes se hallan restos de la Edad de Hierro, poblado conocido como El Dorre. Asimismo, los romanos  han dejado su impronta por nuestra tierra en múltiples lugares, aunque por ahora su enseña más relevante es el miliario, que se puede visitar en el vestíbulo del Ayuntamiento.

La Edad Media contribuyó de forma notable a que la villa de “El Cerco” se erigiera como bastión del Reino de Navarra. Los elementos más emblemáticos de esta época son la Virgen de Jerusalén, talla románico-gótica, y el recinto amurallado de “El Cerco”. La principal característica de esta fortificación es que es la única que se ha conservado hasta nuestros días en Navarra. Este tipo de construcción debía ser bastante habitual, de hecho existió en Estella, Puente la Reina, Sangüesa, incluso en Mendigorría y Larraga; pero en estas poblaciones no se conserva nada o apenas escasos vestigios. En el caso concreto de Artajona hay un influjo francés puesto que fueron los Canónigos de Toulouse quienes emprendieron la obra. Algunos historiadores creen que estaba configurado por 14 torreones, otros hablan de 18, y alguno incluso de 20. Entre almenas, saeteras, paseos de ronda y demás, descuella la Iglesia de San Saturnino, una impresionante fortaleza con su paseo de ronda, sus saeteras, sus torres de vigía, etc. Pero ésta es ya del siglo XIII, cuando se construyó “El Cerco”, simplemente se trataba de una pequeña iglesia románica. En el siglo XIV se añadió la torre, que tenía una triple función: mazmorras, campanario y torre de vigílancia ( con sus 34 mts. prestaba una privilegiada visión).